Saltar al contenido
Maletacas

Viajar solo, una experiencia imprescindible

6 marzo 2020

Muchos lo habréis escuchado más de una vez: viajar solo mola. A algunas personas les suena a locura, a otras les da miedo, y a otras les suena bastante bien. Si que es cierto que incluso siendo una persona viajera y/o extrovertida puede dar cierto reparo enfrentarse a un viaje de este tipo, pero aquí estoy yo para desvelaros los entresijos de esta experiencia que ya he probado varias veces tanto en nuestro país como en el extranjero (dificultad «modo Dios»).

Viajar solo es sentirse vivo

Cuando haces un viaje de este tipo, te das cuenta de que vivimos adormilados en nuestra vida diaria, que suele ser una vida en la que nos suceden pocas cosas y hacemos frente a muy pocos estímulos nuevos que nos hagan aprender, reflexionar, cambiar, y enriquecernos en general a nivel vital.

En estos viajes todo eso se queda atrás y empiezas a recibir un torrente de sensaciones y experiencias desde el momento en el que te montas en el avión/tren/coche. La incertidumbre y las ganas de conocer todo lo que viene te empezará a despertar y a encender la llama de la «ilusión vital», esa sensación de sentirte vivo. Estás tu solo ante la bonita incertidumbre de una nueva experiencia en un nuevo lugar.

Viajar solo es crecer

Viajando solo no te queda otra opción que acabar relacionándote con otras personas, en muchos casos rompiendo tus propias barreras y verguenzas. Acabarás hablando con desconocidos, acudiendo a actividades tú solo, solucionando problemas con tu propio ingenio, auto organizándote el día a día…

Poco a poco notarás que lo que antes te parecía un «marrón» y un esfuerzo (como por ejemplo conocer nuevas personas o hablar con gente extranjera con miedo a tu propio nivel de inglés), empezará a dejar de ser incómodo e incluso le cogerás el gusto. Te darás cuenta de que nada es tan importante y de que la manera de tener la sartén por el mango en situaciones atípicas es acostumbrarte a ellas.

Romper tus propios esquemas

Todos tenemos prejuicios, hábitos y evidentemente una idea general de lo que es la vida y el camino que queremos seguir. Viajar solo te puede llegar a hacer cuestionarte si alguno de estos cimientos que dabas por sentado, son realmente los que quieres/necesitas. Viajando solo te das cuenta de que no solo existe una forma de vivir o un camino para alcanzar la felicidad, sobretodo cuando en tus viajes te tiras a la piscina en cuanto a conocer gente nueva se refiere.

Cuando le empiezas a coger el «truco» a una experiencia de este nivel, te empezarás a dar cuenta de que en nuestra rutina diaria vivimos dormidos, sin perspectiva vital. Vivimos en un marco de normas o pautas a seguir para acabar en X situación sin darnos cuenta de que la vida es infinítamente mas extensa que eso. Tus cimientos se tambalearán, habrás cambiado internamente y empezarás a cuestionarte aspectos vitales y a plantearte nuevos cambios o metas.

Consejos para viajar solo y exprimir la experiencia

A continuación explicaré los aspectos más importantes para aprovechar tus viajes en solitario. De errores se aprende y en el primer viaje siempre hay mil incógnitas, algo normal ya que no estamos adaptados a este tipo de experiencias.

Alojarse en Hostels populares

Quizá este sea el aspecto más importante para una buena experiencia viajando en solitario. Alojándote en este tipo de hostales descubrirás un entorno de gente viajera donde el buen rollo es constante, todas las personas estarán en tu misma situación, con el «Chip viajero» en ON, y con ganas de descubrir y conocer. Seguramente el primer día ya hayas conocido a un par de personas con las que habrás conectado, y en esta situación los planes surgen de una forma tan espontánea que seguramente te sorprenda.Este tipo de hostales suelen organizar actividades tipo «Pub-Crawl» donde por un precio muy barato saldrás en grupo con más viajeros a tomar algo o incluso a hacer tours que organiza el propio hostal.

El precio por noche de este tipo de hostales suele ser barato ya que la «experiencia hostelera» es compartir habitación y no tener demasiados lujos, ya que en la habitación solo se está para las necesidades básicas.  Para encontrar este tipo de alojamientos, sin duda lo mejor es usar la aplicación Hostelworld

Apuntarse a tours/visitas guiadas

Descubrir la ciudad en grupo con otros viajeros y con un guía es una de las mejores cosas que se pueden hacer, y suele haber bastantes tours disponibles si la ciudad es medianamente conocida, incluso existen free-tours en los que tu mismo pones el precio. Te recomendamos apuntarte a los tours desde la plataforma Civitatis.

Intercambios de idiomas

Los intercambios de idiomas o language-exchange son otra gran idea si quieres conocer gente, practicar idiomas e incluso encontrar un compañer@ de viaje. Quizá te cueste un poco encontrar un intercambio si la ciudad es pequeña, pero incluso en esta situación puedes recurrir a grupos de Facebook o aplicaciones como Tandem.